SISTEMA PREVENTIVO DE SALUD ESCOLAR 

  • Revisiones dentales.
  • Valoración biomecánica de la pisada.
  • Reconocimientos médicos.
  • Valoración de reeducación postural global (RPG).

 

En Mirmen SALUD entendemos por reconocimientos médicos, toda una serie de actividades encaminadas a promocionar, proteger y conservar la salud del escolar. Los reconocimientos médicos en los centros escolares constan de un chequeo médico general en el que se analizan todos los antecedentes personales y familiares, los hábitos nutricionales, exploración del aparato locomotor, exploración cardiovascular, control buco-dental, análisis oftalmológico, antropometría, valoración esquelética... 

Las revisiones individuales cambian según la edad del niño, si bien todas tienen una serie de ítems comunes:

  •  Evaluación del desarrollo físico: peso y talla, percentilados por edad y sexo (incluyendo el perímetro cefálico en menores de dos años)
  • Exploración por aparatos: oídos, garganta, auscultación cardiopulmonar, palpación abdominal, etc.
  • Evaluación del sistema locomotor: marcha, espalda, extremidades (sobre todo inferiores, pies)
  • Evaluación de agudeza visual

Un análisis muy completo en el que el niño se conciencia de la importancia de la salud y en el que los padres tienen la tranquilidad de saber que la evolución del desarrollo de sus hijos es la correcta.

La importancia del reconocimiento médico en el mundo escolar radica en la seguridad de "que no existe contraindicación para la práctica deportiva" del alumno y "que puede realizar la actividad a la que esta inscrito en el centro".

Son reconocimientos médicos periódicos efectuados a niños aparentemente sanos que intentan identificar anomalías, signos de riesgo, defectos inadvertidos, problemas de salud..., es decir, la identificación presunta de enfermedad, mediante la utilización de pruebas sencillas, rápidas, sensibles (pocos falsos negativos), específicas (pocos falsos positivos) y de bajo coste económico. Por tanto, este examen, y esto tiene que quedar bien claro, no se dirige al diagnóstico de enfermedades, sino que los escolares con hallazgos positivos o sospechosos deben ser diagnosticados y tratados posteriormente a otro nivel.